jueves, 29 de junio de 2017

Estreñimiento y Osteopatía


¿Qué entendemos por estreñimiento?




Se da cuando los bebés o niños pequeños tienen  retraso o dificultad para eliminar las heces durante un periodo de al menos 1 mes. Puede causar dolor al evacuar o simplemente terror del niño al acto de defecar.
Aunque el estreñimiento es común en niños, el número de deposiciones "normales" es diferente para cada uno. 
Hasta los 6 meses: suelen tener 3-4 deposiciones al día. Se considera normal evacuar al menos 1 vez al día.
De 6 meses a 1 año: al menos 3 deposiciones a la semana.
A partir de los 2 años los niños pueden tener entre una y dos evacuaciones por día.
Las señales de estreñimiento en bebés y niños pueden incluir:
  • Estar molesto y regurgitar más seguido (bebés)
  • Dificultad para defecar o parecer incómodo
  • Heces duras o secas
  • Dolor al tener una deposición
  • Dolor e inflamación del abdomen
  • Heces largas y anchas
  • Heces o papel higiénico con sangre
  • Manchas de líquido o heces en la ropa interior del niño (señal de retención fecal)
  • Tener menos de 3 deposiciones a la semana (niños)
  • Mover su cuerpo en diferentes posiciones o tensar los glúteos


¿Cuál es la causa del estreñimiento?


Podemos distinguir el estreñimiento causado por un problema orgánico (enfermedades intestinales, reacción a medicamentos,…) del estreñimiento funcional. Las causas de este último pueden ser:
  • Abuso de alimentos astringentes (patatas, plátanos, arroz y alimentos ricos en hidratos de carbono o azúcares)
  • Falta de fibra en la dieta
  • No beber suficientes líquidos
  • Desorden en las horas de comer.
  • Cambio de alimentos líquidos a sólidos o de leche materna a fórmula (bebés)
  • Cambios de estado, como inicio de la escuela o eventos estresantes
  • Ignorar la necesidad de ir al baño porque:
    • No están listos para recibir entrenamiento para ir al baño
    • Están aprendiendo a controlar sus deposiciones
    • Han tenido deposiciones dolorosas y tratan de evitarlas
    • No quieren utilizar un baño en la escuela o baño público


¿Cuál es el tratamiento osteopático?


Lo primero que vamos a intentar es identificar si hay una disfunción somática y corregirla.
Podemos encontrar dicha disfunción en la región dorsolumbar, por su relación ortosimpática (como muestra la imagen) con el intestino, si hay una influencia simpática dominante provoca un retraso del tránsito intestinal.



Verificaremos por este mismo motivo que esté equilibrada la postura del niño, sin tensión disfuncional del psoas.
O a nivel de sacro por su relación con los nervios esplácnicos pélvicos y el nervio pudendo.
Y trataremos también la motilidad global del colon
Se tratará también a nivel de coxis, por su relación con la inserción del músculo elevador del ano.


Una vez identificada la causa del estreñimiento en unas 3 sesiones podemos solucionarlo!!




Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
Centro Fisioterapia Osteopatía Barón 


martes, 2 de mayo de 2017

La fractura de clavícula y sus consecuencias



La fractura de clavícula es el traumatismo más frecuente en el recién nacido. Suele ocurrir durante durante un parto vaginal difícil y afecta a una de las dos clavículas. 
La rotura suele ser parcial y en "tallo verde" ya que el hueso no se llega a fracturar del todo. 

Síntomas:

El recién nacido presentará menor movilidad del brazo afectado e incluso no lo moverá debido al dolor.
A veces se visualiza la deformación de la clavícula, y al presionar sobre ella se palpa un escalón (signo de la tecla).




Diagnóstico:

Para completar el diagnóstico una vez realizada la exploración será necesaria una radiografía de tórax.

Tratamiento ortopédico:

Este tipo de fractura suele consolidar en 7-10 días, se puede inmovilizar la clavícula con un sencillo vendaje en 8 (como muestra la imagen) o con un arnés.




Tratamiento Osteopático:

La clavícula es una zona donde convergen múltiples influencias, ya que se insertan distintas fascias: del tórax, del brazo y del cuello.

Se practicará una primera técnica osteopática para conseguir una reorganización intrósea de la clavícula.

En segundo lugar, habrá que considerar las fuerzas sufridas durante el nacimiento ya que si han sido capaces de fracturar la clavícula, habrá que revisar estructuras como el cuello y vértebras torácicas superiores buscando posibles disfunciones y tratarlas.




Es importante el tratamiento osteopático desde un punto de vista preventivo ya que con el tiempo una fractura de clavícula mal tratada puede crear tensiones fasciales asimétricas que pueden llegar a afectar incluso a la mandíbula o al occipital, provocando incluso una plagiocefalia.
Esta tensión fascial puede dar lugar a un hombro en posición más baja del lado afecto y por consiguiente su cadera adaptará a esta posición.

Como siempre comento, cualquier episodio traumático que ocurre en la vida de un lactante puede tener unas consecuencias mucho más graves de lo que nos podemos llegar a imaginar. La Osteopatía propone una visión más holística de cada patología que la que nos muestra la medicina convencional. En nuestra mano está llevar a nuestro pequeñ@ a un osteópata a que nos revise la fractura, sus secuelas y las corrija.



Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
Centro Fisioterapia Osteopatía Barón







domingo, 26 de febrero de 2017

Obstrucción del conducto lagrimal

Muchos bebés nacen con obstrucción de los conductos lagrimales. Esto significa que el conducto que normalmente lleva las lágrimas del ojo a la nariz está obstruido. Existe una técnica osteopática que resuelve el problema sin necesidad de cirugía.



¿En qué consiste la obstrucción lagrimal?

El conducto lagrimal o nasolagrimal transporta las lágrimas desde el saco lagrimal hasta el meato inferior de la nariz. Por eso cuando lloramos la nariz comienza a gotear.





Si este canal está obstruido conlleva el desbordamiento por exceso de lágrimas, también conocido como epifora.

Alrededor de un 6% de los bebés nacen con esta patología, y más del 90% de los canales lagrimales obstruidos se abren para cuando el niño tiene 12 meses de edad.


¿Cuáles son los síntomas?

  • Un ojo siempre está húmedo.
  • Las lágrimas corren por la cara del bebé aunque no llore.
  • Cuando el bebé llora, el lado de la nariz del canal bloqueado todavía está seco.
  • El ojo del lado bloqueado no está rojo y el párpado no está inflamado.
  • El problema comienza antes de que el niño tenga un mes de nacido.


¿Cuál es el tratamiento?


El pediatra puede aconsejar a los padres hacerle un masaje suave en la esquina inferior del ojo, siempre con las manos muy limpias.

Si el bloqueo no se ha resuelto alrededor del año o si las infecciones son frecuentes el pediatra discutirá con usted las distintas opciones de intervención:

1. Sondeo e irrigación

La operación más común es el sondeo del conducto lagrimal. También puede ser que el médico irrigue el conducto.

    • Para abrir la obstrucción, se inserta una sonda delgada y roma en el conducto lagrimal. 
    • Se introduce una segunda sonda en la nariz para hacer contacto y asegurarse de que el conducto haya quedado abierto. 
    • Después de esto, puede ser que el médico decida irrigar el conducto. Irrigar significa colocar un catéter en el conducto y hacer correr solución salina (agua estéril con sal) a través del mismo. Un catéter es un tubo que se utiliza para drenar líquidos del cuerpo.


      2. Inserción de un tubo de silicona


      Durante este procedimiento, el médico coloca un tubo delgado dentro del conducto lagrimal. El tubo se deja colocado un par de semanas para impedir que el conducto lagrimal se obstruya de nuevo.

      3. Dacriocistorrinostomía


      La dacriocistorrinostomía es una operación que consiste en practicarle al saco lagrimal una nueva apertura, que atraviesa el hueso hasta la nariz. Esto permite el drenaje de las lágrimas hacia la nariz.


      ¿Y en qué consiste el tratamiento osteopático?

      Como siempre tenemos que observar el cráneo del bebé. Muchas veces encontramos un problema en el hueso frontal, encontrándolo más bajo de un lado que del otro. También hay que anotar las asimetrías y compresiones en otros huesos como los nasales, maxilares.

      Una vez descubierto el origen del problema, el osteópata realizará las técnicas necesarias para devolver la uniformidad craneal y aplicará una técnica propia para la obstrucción del conducto lagrimal.

      Esta técnica es muy eficaz en el recién nacido, por lo que en una única sesión se resuelve el problema.


      Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
      Centro Fisioterapia Osteopatía Barón







      martes, 14 de febrero de 2017

      Lactancia materna, el alimento Ideal




      Una de las preguntas que hago en la consulta de Osteopatía es qué clase de lactancia siguen o han seguido. Si el problema por el que acuden tiene que ver con el sistema digestivo del bebé y la alimentación es a base de leche materna podemos descartar prácticamente cualquier intolerancia a la leche de vaca (salvo la que tome la madre). En cambio, si el lactante sigue una lactancia mixta o artificial, quizás su sistema digestivo está siendo irritado por las proteínas de la vaca.

      ¿Le puede hacer daño la leche artificial?

      La leche de vaca está diseñada para alimentar al hijo de la vaca, es decir, al ternero. Por lo que la mejor leche para alimentar a nuestro hij@ es la leche que fabricamos nosostras mismas.
      La leche de fórmula, número 1, viene muy "depurada", es decir, le quitan mucha proteína de vaca para que sea mejor digerida por los bebés. Pero nunca conseguirá ser igual a la leche materna, como es lógico. De hecho, está prohibido su publicidad; por eso siempre en los anuncios de publicidad vemos la leche número 2. Esta leche, la número 2, más económica, se suele dar a partir del 6º mes, y viene menos "depurada" que la número 1.

      Ventajas de la lactancia materna

      Cada madre decide qué clase de lactancia quiere para su hijo, a veces es difícil conseguir una lactancia materna exclusiva por diferentes motivos. Pero es importante conocer todos los beneficios que aporta la leche materna para que nos lo pensemos 2 veces antes de tirar la toalla.

      1. Se evitan molestias digestivas e intestinales:

      La leche materna ofrece la combinación ideal de nutrimentos para el bebé, incluyendo las vitaminas, proteínas y grasas que necesita. Por lo que es muy fácil de digerir y absorver, evitando gases y cólicos. Es la que mejor se adapta a la función renal del lactante

      2.  Su composición de nutrientes es la más adecuada:

      Y además, su composición cambia conforme crece el bebé, de modo que satisface las necesidades en sus diferentes etapas de desarrollo.

      3. Se reduce la probabilidad de tener Reflujo Gastro-Esofágico:

      La leche materna se digiere más rápidamente, por lo que permanece menos tiempo en el estómago.

      4. Favorece el desarrollo de los huesos de la cara y mandíbula:


      La succión fortalece la musculatura orofacial, lo que   ayuda a que se desarrollen los huesos de la cara y la mandíbula, previniendo alteraciones orofaciales y del lenguaje. También favorece el desarrollo de los dientes


      5.  Evita el estreñimiento.

      6.  Aumenta la Inmunidad de tu bebé:


      A través de la leche materna, la madre le transmite sus Inmunoglobulinas (Ig) que son Anticuerpos que defienden contra las infecciones.

      Ya en el calostro encontramos los 5 tipos de Ig que existen, y ayudan a formar una capa protectora sobre las membranas mucosas en los intestinos, nariz y garganta de tu bebé, precisamente las partes más susceptibles a virus, bacterias e infecciones.

      7.  Menor incidencia de
         - infecciones respiratorias, intestinales, urinarias, víricas,..
           - alergias
           - Enfermedades crónicas (diabetes, obesidad,..)

      8.  Crea un fuerte vínculo entre madre-hijo:

      Cubriendo necesidades como la proximidad y seguridad que favorecen la autoestima del niño y la relación con la madre.

      Como has podido comprobar hay un montón de motivos por los que alimentar a tu hij@ con tu propia leche. En próximas entradas hablaremos un poco más del tema, pero si quieres saber algo más de lactancia materna te aconsejo el siguiente blog:
      http://www.carlosgonzalezpediatra.com/2016/07/lactancia-materna


      Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
      Centro Fisioterapia Osteopatía Barón





      miércoles, 25 de enero de 2017

      Mi bebé tiene cólicos...y ahora qué?

      Muchos padres consultan a un osteópata pediátrico por los temidos cólicos del lactante. Y es que entre un 10 y 20% de los bebés sanos los padecen.




      ¿Qué es el cólico del lactante?

      Es un síndrome que aparece en un bebé sano, caracterizado por llanto repentino y excesivo de causa desconocida. Suele aparecer a partir de la segunda semana de vida del bebé y suele desaparecer al tercer o cuarto mes de vida. Los episodios de llanto e irritabilidad suelen aparecer en horario de tarde.


      ¿Cómo se diagnostica?

      El diagnóstico está basado en la clínica. Se considera que el bebé padece cólico si cumple los siguientes 3 parámetros:

      1. Llanto durante al menos 3 horas al día.
      2. Durante 3 días a la semana.
      3. Al menos durante 3 semanas seguidas.

      ¿Cuál es el tratamiento osteopático para los cólicos?

          1.  Regulación parasimpática de intestino:

      • El nervio parasimpático (N. Vago) sale del cráneo por el ARP (Agujero Rasgado Posterior) e inerva al intestino entre otras vísceras. Verificaremos la relación entre los huesos temporales y occipital,  la charnela occipitocervical y columna torácica por sus relaciones con este nervio y los reflejos somatoviscerales parasimpáticos.
      • También se equilibra cualquier disfunción sacropelviana por la inervación parasimpática del último tramo de intestino grueso.

           2.  Regulación ortosimpática del intestino:

      • Verificamos y corregimos cualquier disfunción somática de la columna torácica, costillas y columna lumbar superior, por su relación con los nervios ortosimpáticos que inervan al intestino.

           3.  Equilibración Fascial:

      • Eliminamos las tensiones fasciales que influyen sobre el tubo digestivo provenientes de las disfunciones diafragmáticas, sacropelvianas,  y de las paredes abdominales.


      ¿Cómo puedo ayudar a mi bebé con los cólicos?

      Siempre recomiendo que lo primero es llevar al pequeño al osteópata, para ver si realmente son cólicos o tiene algún otro problema, el osteópata le ayudará siempre a aliviar su malestar, pero si vosotros queréis ayudarle con algún masaje en casa, os dejo un video demostrativo de un masaje muy sencillo para que le ayudéis en esos momentos difíciles.








      Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.


















      domingo, 15 de enero de 2017

      Mi bebé no duerme!!!



      Acabáis de ser padres, ya sea por primera vez o no, y tu hijo no pega ojo. ¿Estáis desesperados y muertos de cansancio? Encima tus familiares y amigos te consuelan diciéndote que todo mejora al año ... ¿un año sin dormir?


      Te animo a que sigas leyendo y descubras que tu hijo padece un trastorno del sueño, y lo mejor de todo, tiene tratamiento sabiendo identificar su causa.


      ¿Cuántas horas duerme un bebé?


      En sus primeras semanas de vida suele dormir entre 16 y 20 horas al día, despertándose en intervalos de aproximadamente 3 horas para comer.

      A partir del 3º mes duermen menos horas al día ya que comienzan a interactuar con el medio pero hacen sueños más largos, y por la noche pueden llegar a aguantar entre toma y toma 5 o 6 horas, para alivio de los padres.

      De 6 a 12 meses, el bebé debe dormir de seguido entre 10-12 horas por la noche y echarse alguna siesta durante el día.



      Pero mi bebé no duerme tanto!!

      Si has llegado hasta aquí probablemente sea porque tu bebé no duerma todas esas horas y, a parte de la falta de sueño, tiene algún otro problema añadido como pueden ser: cólicos, irritabilidad, llanto inconsolable,…


      ¿Qué puede estar causando este trastorno?

      Los mayores problemas en un lactante los solemos encontrar en el cráneo, ya que han podido sufrir lesiones tanto dentro del útero materno como en el momento del parto.
      El control del sueño viene dado por:
      • El hipotálamo
      • La epífisis
      • El tronco cerebral

      Todas estas áreas, alojadas dentro del cráneo, pueden repercutir de manera directa y proporcional sobre la calidad del sueño.






      A su vez estas áreas se relacionan con un hueso craneal fundamental, el esfenoides. Dicho hueso puede presentar limitaciones en su movilidad y repercutir a través de sus uniones (tienda del cerebelo) con la hipófisis y silla turca. Por lo tanto, el tratamiento del esfenoides es imprescindible en problemas de la hipófisis, que a su vez pueden repercutir en el hipotálamo.






      Otro hueso que puede estar implicado es el hueso occipital, repercutiendo directamente sobre el tronco cerebral.


      También cualquier lesión en las cervicales, sacro o coxis, puede repercutir sobre el tronco cerebral y producir trastornos del sueño debido a sus conexiones a través de la duramadre.



      ¿Cuál sería el tratamiento osteopático en los trastornos del sueño?


      Una gran parte del tratamiento sería a través de la osteopatía craneal y la terapia cráneo-sacra. El objetivo del tratamiento es devolver el movimiento normal a alguna de las estructuras antes comentadas que lo haya perdido.


      Es decir, en el momento de la salida del bebé por el canal del parto, ha podido haber un obstáculo que ha dificultado la salida de la cabeza, provocando una rotación del occipital y a su vez del esfenoides, ya que están unidos, o una rotación en el sacro…en definitiva, un problema en la movilidad de estos huesos, cambiando el correcto movimiento de cráneo.


      Mi trabajo como osteópata pediátrica es identificar qué es lo que no se mueve correctamente y corregirlo. A su vez, restaurar el MRP (movimiento respiratorio primario) del bebé, que ayuda a su homeostasis general. También mejorar la vascularización craneal y un largo etcétera que ayuda a que el lactante en definitiva comience a dormir mejor.


      El tratamiento no es exclusivo para la restauración de la vigilia-sueño sino que sirve para la restauración de la alteración en el sistema nervioso autónomo del pequeño por lo que se consigue mejorar: irritabilidad, ganancia de peso, estrés.


      En 2 o 3 sesiones, estas disfunciones craneales son corregidas y tu bebé comenzará a dormir correctamente.


      Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
      Centro Fisioterapia Osteopatía Barón

      miércoles, 4 de enero de 2017

      ¿Puedo llevar a mi hijo al osteópata nada más nacer?


      Terapia Cráneo-Sacra


      Y después del parto, ¿qué?


      En mi consulta trato a muchas mujeres embarazadas que me preguntan que a partir de qué semana podrán  llevar a su bebe al osteópata una vez que nazca. En otros países como Francia e Inglaterra, donde la Osteopatía está regulada, es normal que se realice una revisión osteopática en las primeras semanas de vida de forma rutinaria.


      ¿Para que sirve la Osteopatía Pediátrica?


      9 de cada 10 bebés que nacen padecen patologías susceptibles de ser tratadas por un osteópata cualificado. 

      Aquí en España todavía no es muy conocida la Osteopatía y sus ventajas, y por tanto, va a ser poco frecuente que un médico pediatra derive a tu bebé a un osteópata.

      Mi consejo es que lleves a tu bebé al osteópata en las primeras semanas de vida para que se le realice un control osteopático.  No hay ninguna contraindicación para tratar a un bebé con Osteopatía, ya que son técnicas muy suaves y respetuosas con los pacientes que no producen ningún efecto secundario. Podemos tratar a un pequeño incluso a las pocas horas de nacer, por lo que si a tu hij@ le cuesta engancharse al pecho, llora constantemente, tiene cólicos, etc, no hace falta que esperes (ya en esos primeros días podemos ayudarle). 

      Por regla general está aconsejado que acudas al osteópata si tu parto ha sido:
      •          Un parto difícil, o demasiado largo o demasiado corto.
      •          Un parto provocado, acelerado o retenido.
      •          Un parto con instrumentos (fórceps o ventosa).
      •          Un parto de cara o de nalgas.
      •          Un parto por cesárea, prevista o de urgencia.
      •          Un parto antes de término o después de término.
      •          Un parto en presentación atravesada.

      Como verás, casi todos los tipos de partos están incluidos ya que para que un parto se considere “normal” debería ser un parto natural, es decir, aquel en el que no hay traumatismo ni para el bebé ni para la madre y que no esté medicalizado (epidural y oxitocina).

      Por lo que si tu bebé padece: reflujo, cólicos, llora inconsolablemente, no duerme, se arquea, no se engancha al pecho, tiene plagiocefalia, o cualquier deformación de la cabeza, ... regálale salud para toda la vida y llévale al Osteópata.


      Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
      Centro Fisioterapia Osteopatía Barón