domingo, 15 de enero de 2017

Mi bebé no duerme!!!



Acabáis de ser padres, ya sea por primera vez o no, y tu hijo no pega ojo. ¿Estáis desesperados y muertos de cansancio? Encima tus familiares y amigos te consuelan diciéndote que todo mejora al año ... ¿un año sin dormir?


Te animo a que sigas leyendo y descubras que tu hijo padece un trastorno del sueño, y lo mejor de todo, tiene tratamiento sabiendo identificar su causa.


¿Cuántas horas duerme un bebé?


En sus primeras semanas de vida suele dormir entre 16 y 20 horas al día, despertándose en intervalos de aproximadamente 3 horas para comer.

A partir del 3º mes duermen menos horas al día ya que comienzan a interactuar con el medio pero hacen sueños más largos, y por la noche pueden llegar a aguantar entre toma y toma 5 o 6 horas, para alivio de los padres.

De 6 a 12 meses, el bebé debe dormir de seguido entre 10-12 horas por la noche y echarse alguna siesta durante el día.



Pero mi bebé no duerme tanto!!

Si has llegado hasta aquí probablemente sea porque tu bebé no duerma todas esas horas y, a parte de la falta de sueño, tiene algún otro problema añadido como pueden ser: cólicos, irritabilidad, llanto inconsolable,…


¿Qué puede estar causando este trastorno?

Los mayores problemas en un lactante los solemos encontrar en el cráneo, ya que han podido sufrir lesiones tanto dentro del útero materno como en el momento del parto.
El control del sueño viene dado por:
  • El hipotálamo
  • La epífisis
  • El tronco cerebral

Todas estas áreas, alojadas dentro del cráneo, pueden repercutir de manera directa y proporcional sobre la calidad del sueño.






A su vez estas áreas se relacionan con un hueso craneal fundamental, el esfenoides. Dicho hueso puede presentar limitaciones en su movilidad y repercutir a través de sus uniones (tienda del cerebelo) con la hipófisis y silla turca. Por lo tanto, el tratamiento del esfenoides es imprescindible en problemas de la hipófisis, que a su vez pueden repercutir en el hipotálamo.






Otro hueso que puede estar implicado es el hueso occipital, repercutiendo directamente sobre el tronco cerebral.


También cualquier lesión en las cervicales, sacro o coxis, puede repercutir sobre el tronco cerebral y producir trastornos del sueño debido a sus conexiones a través de la duramadre.



¿Cuál sería el tratamiento osteopático en los trastornos del sueño?


Una gran parte del tratamiento sería a través de la osteopatía craneal y la terapia cráneo-sacra. El objetivo del tratamiento es devolver el movimiento normal a alguna de las estructuras antes comentadas que lo haya perdido.


Es decir, en el momento de la salida del bebé por el canal del parto, ha podido haber un obstáculo que ha dificultado la salida de la cabeza, provocando una rotación del occipital y a su vez del esfenoides, ya que están unidos, o una rotación en el sacro…en definitiva, un problema en la movilidad de estos huesos, cambiando el correcto movimiento de cráneo.


Mi trabajo como osteópata pediátrica es identificar qué es lo que no se mueve correctamente y corregirlo. A su vez, restaurar el MRP (movimiento respiratorio primario) del bebé, que ayuda a su homeostasis general. También mejorar la vascularización craneal y un largo etcétera que ayuda a que el lactante en definitiva comience a dormir mejor.


El tratamiento no es exclusivo para la restauración de la vigilia-sueño sino que sirve para la restauración de la alteración en el sistema nervioso autónomo del pequeño por lo que se consigue mejorar: irritabilidad, ganancia de peso, estrés.


En 2 o 3 sesiones, estas disfunciones craneales son corregidas y tu bebé comenzará a dormir correctamente.


Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
Centro Fisioterapia Osteopatía Barón

No hay comentarios:

Publicar un comentario