domingo, 26 de febrero de 2017

Obstrucción del conducto lagrimal

Muchos bebés nacen con obstrucción de los conductos lagrimales. Esto significa que el conducto que normalmente lleva las lágrimas del ojo a la nariz está obstruido. Existe una técnica osteopática que resuelve el problema sin necesidad de cirugía.



¿En qué consiste la obstrucción lagrimal?

El conducto lagrimal o nasolagrimal transporta las lágrimas desde el saco lagrimal hasta el meato inferior de la nariz. Por eso cuando lloramos la nariz comienza a gotear.





Si este canal está obstruido conlleva el desbordamiento por exceso de lágrimas, también conocido como epifora.

Alrededor de un 6% de los bebés nacen con esta patología, y más del 90% de los canales lagrimales obstruidos se abren para cuando el niño tiene 12 meses de edad.


¿Cuáles son los síntomas?

  • Un ojo siempre está húmedo.
  • Las lágrimas corren por la cara del bebé aunque no llore.
  • Cuando el bebé llora, el lado de la nariz del canal bloqueado todavía está seco.
  • El ojo del lado bloqueado no está rojo y el párpado no está inflamado.
  • El problema comienza antes de que el niño tenga un mes de nacido.


¿Cuál es el tratamiento?


El pediatra puede aconsejar a los padres hacerle un masaje suave en la esquina inferior del ojo, siempre con las manos muy limpias.

Si el bloqueo no se ha resuelto alrededor del año o si las infecciones son frecuentes el pediatra discutirá con usted las distintas opciones de intervención:

1. Sondeo e irrigación

La operación más común es el sondeo del conducto lagrimal. También puede ser que el médico irrigue el conducto.

    • Para abrir la obstrucción, se inserta una sonda delgada y roma en el conducto lagrimal. 
    • Se introduce una segunda sonda en la nariz para hacer contacto y asegurarse de que el conducto haya quedado abierto. 
    • Después de esto, puede ser que el médico decida irrigar el conducto. Irrigar significa colocar un catéter en el conducto y hacer correr solución salina (agua estéril con sal) a través del mismo. Un catéter es un tubo que se utiliza para drenar líquidos del cuerpo.


      2. Inserción de un tubo de silicona


      Durante este procedimiento, el médico coloca un tubo delgado dentro del conducto lagrimal. El tubo se deja colocado un par de semanas para impedir que el conducto lagrimal se obstruya de nuevo.

      3. Dacriocistorrinostomía


      La dacriocistorrinostomía es una operación que consiste en practicarle al saco lagrimal una nueva apertura, que atraviesa el hueso hasta la nariz. Esto permite el drenaje de las lágrimas hacia la nariz.


      ¿Y en qué consiste el tratamiento osteopático?

      Como siempre tenemos que observar el cráneo del bebé. Muchas veces encontramos un problema en el hueso frontal, encontrándolo más bajo de un lado que del otro. También hay que anotar las asimetrías y compresiones en otros huesos como los nasales, maxilares.

      Una vez descubierto el origen del problema, el osteópata realizará las técnicas necesarias para devolver la uniformidad craneal y aplicará una técnica propia para la obstrucción del conducto lagrimal.

      Esta técnica es muy eficaz en el recién nacido, por lo que en una única sesión se resuelve el problema.


      Carmen Barón. Fisioterapeuta y Osteópata Pediátrica.
      Centro Fisioterapia Osteopatía Barón







      No hay comentarios:

      Publicar un comentario